La hidroponía permite cultivar diversas verduras y frutas de una manera limpia y sana, sin contacto con el suelo y sin necesidad de usar ningún tipo de pesticidas.

Desde hace varios años que el cultivo hidropónico ocupa un lugar importante en la alimentación nacional. Muchas personas prefieren utilizar estos productos ya que están libre de pesticidas y son igualmente frescos y sabrosos. Aquí podrá aprender a realizar sus propios cultivos hidropónicos en casa.

¿En qué consisten estos cultivos?
· Existen diversos métodos de cultivos hidropónicos, pero básicamente, la técnica consiste en hacer germinar las semillas en un sustrato limpio (cascarillas de arroz, arena gruesa, perlitas de poliestireno, cuarzo molido, papel de diario arrugado o lana de vidrio) y luego llevarlas a una cama de agua a la cual se le ha adicionado una mezcla justa de nutrientes. De este modo se dejar crecer la planta mediante el método de raíz flotante.

¿Qué cultivar?
· Con esta técnica podrá cultivar tomates, lechugas, espinacas, rúculas, pimentones, frutillas, alcayotas, berros, ajíes, etc.
· Las verduras cultivadas con este método tienen un sabor y una textura más suaves. En el caso de las lechugas, se aprovecha toda la planta, pues no se requiere eliminar las hojas externas.

¿Dónde cultivar?
· Para el cultivo casero se pueden utilizar diversos elementos como recipientes: canaletas de PVC, envases de helados, maceteros sin drenaje, potes plásticos, botellas de plástico cortadas por la mitad, etc. Todo depende de la cantidad de plantas que quiera cultivar.


Dificultad
· Baja

Herramientas
· Cuchillo cartonero
· Plumón

Materiales
· Semillas de lechuga
· Cascarillas de arroz u otro sustrato limpio
· Vaso plástico
· 1 clavo
· Solución de nutrientes Fostogen
· Bandeja
· Bandejas
· Esponjas
· Poliestireno expandido
· Macetero plástico si drenaje


1. Siembre las semillas
· Ponga en el envase escogido las cascarillas de arroz u otro sustrato limpio.
· Déjelas remojando en agua durante 24 horas.
· Abra un pequeño agujero sobre la parte superior del sustrato e introduzca las semillas de la planta elegida (en este caso es lechuga).  
      
 2. Cubra con el sustrato
· Cubra la semilla cerrando con sus dedos la perforación abierta en las cascarillas de arroz.
· Presione ligeramente.  

3. Mantenga la humedad
· Mantenga a la sombra durante ocho días, conservando el sustrato siempre húmedo.
· Riegue con agua de la llave en forma de lluvia suave.
DATO
Si no cuenta con una regadera chica, puede perforar la base de una botella para usarla como regadera.  
   
4. Espere a que crezcan
· Una vez que las semillas hayan germinado y que los brotes hayan crecido un par de centímetros por sobre la superficie del sustrato, ya estarán listos para ser trasladados hasta su nueva posición.

5. Prepare el nuevo envase
· Prepare el vaso plástico abriendo con un clavo unos orificios de drenaje en su base.  
   
6. Apoye sobre una bandeja
· Vierta en una bandeja una mezcla de agua con una proporción de Fostogen adecuada al tamaño del cultivo y según las instrucciones del fabricante.
· Apoye el vaso sobre la bandeja y déjela al sol durante 25 a 30 días.
IMPORTANTE
No riegue la planta durante este período, pero vaya cambiando el agua de la bandeja por lo menos una vez por semana. Rellene si es que la planta la ha absorbido.  
   
7. Limpie las raíces
· Transcurrido ese período, la planta habrá desarrollado 4 a 6 hojas grandes. En ese momento sáquela del agua y limpie sus raíces cuidadosamente con agua.  
   
8. Prepare el nuevo recipiente
· Elija un nuevo recipiente más amplio (un envase de helados, por ejemplo, o un macetero sin perforaciones).
· Dé vuelta y apoye el recipiente sobre una plancha de poliestireno expandido (Plumavit) y con un plumón marque el contorno.
· Con un cuchillo cartonero corte por las marcas, dejándolo de un tamaño tal que quepa en su interior.

9. Instale en el recipiente
· Abra sobre la plancha tantas perforaciones como lechugas vaya a cultivar. Deberán quedar de un diámetro equivalente a un pulgar.
· Introduzca el trozo de poliestireno en el macetero.
· Llene el recipiente hasta la mitad con una mezcla de agua con solución de nutrientes (dosis según instrucciones del fabricante).  
   
10. Envuelva las raíces
· Envuelva las raíces de la lechuga en trozos de esponja suave.
  
11. Espere a que crezca
· Una vez envueltas, introdúzcalas en la perforación del poliestireno. Asegúrese que las raíces estén siempre en contacto con el agua.
· Agite el agua para oxigenarla, por lo menos una vez al día. Cada cierto tiempo cámbiela.
· De este modo, la lechuga ira creciendo paulatinamente hasta quedar lista para consumirla.
  
12. Cuídela de insectos y animales
· Para evitar el ataque de insectos voladores cuelgue una banderilla amarilla previamente bañada en aceite. El amarillo atrae a los insectos que, gracias al aceite, quedan pegados a la banderilla.
· Asegúrese además de proteger su cultivo de los animales domésticos.