Las fresas son frutos del género de plantas Fragaria. (Aunque técnicamente el fruto de la planta de fresa es la semilla y el resto en simplemente una especie de soporte). Son muy cultivadas alrededor del mundo debido a su delicioso gusto dulce y su maravilloso sabor.

Las fresas han sido cultivadas extensivamente de manera hidropónica durante los pasados 100 años y se notó que son una de las plantas que más se beneficia a partir de este método de cultivo.

Al contrario de lo que puede parecer, el cultivo casero de fresas hidropónicas no es prohibitibamente difícil. Es cierto que si requiere mucho más cuidado que otras plantas como el tomate y el cohombro pero sin embargo es un proyecto muy gratificante para las personas que participan en el.

Tal vez el paso más difícil en el cultivo de la fresa, es su germinación a partir de semilla. Ya que en el cultivo comercial, se reproducen principalmente por propagación directa de una planta madre. Para germinar las semillas de fresa, debemos dejar que la fresa se sobremadure, prácticamente hasta el punto de fermentación. Después de esto, apretamos las fresas suavemente contra un colador y así obtenemos la semillas, que deben obviamente ser lavadas con agua hasta que no quede rastro de la parte carnosa de la fresa. Ahora, se deben secar bien las semillas y deben ser colocadas en una servilleta e introducidas en el refrigerador o un lugar con temperatura entre 1 t 5ºC durante las siguientes 5 semanas.

Una vez hecho esto, se germinan directamente sobre un sustrato fino y absorbente, ya sea arena fina mezclada con cascarilla u otras mezclas con características físicas parecidas. Después de esto, se espera a la germinación que puede tardar tanto como 4 semanas.

Una vez germinadas las semillas, se procede a transplantar las plántulas al medio hidropónico preferido. Las fresas crecen bien en tubos de PVC de 4 pulgadas de diámetro pero para instalaciones comerciales es preferible utilizar canastas, bolsas u otros sistemas que aprovechen mejor el espacio obtenido.

Las fresas se alimentan entonces con una solución de pH entre 5.8 y 6.2 y se les administra una solución hidropónica genérica de conductividad eléctrica de alrededor de 2. El mejor método para administrar esta solución a fresas es por goteo y el mejor medio para que crezcan en los tubos es quiza la perlita expandida. Siendo mi segunda elección algún sustrato con características parecidas tal como la vermiculita.

Probablemente las plantas den frutos entre 45 y 70 días después de haber germinado, dependiendo esto principalmente de la variedad de fresa que se cultivó.