A Siria, y a otros países de Oriente Medio, le está ocurriendo que cada vez tiene menos tierras fértiles y más masa urbana. Esta idea de torre se crea como una respuesta ingeniosa a ese problema, es un oasis vertical con cultivos hidropónicos (se cultiva plantas usando soluciones minerales en vez de suelo agrícola) que también tiene un uso residencial.

Este huerto vertical es de mayor rendimiento y calidad, y además tan sólo emplea un 10% del agua que utiliza la agricultura tradicional, pero en su estructura hay sitio también para laboratorios y oficinas, así como viviendas para los trabajadores. La producción se vende en un mercado que hay en la base del rascacielos.

La estructura reticular interna y externa soporta numerosas cápsulas de cultivo, contando además el edificio con tanques de depuración de agua, turbinas de viento y paneles solares.

rascacielos-hidroponico-siria-1
Es un diseño propuesto por los arquitectos James Murray y Tobey Lloyd.