RESUMEN

La importancia de las técnicas de producción orgánicas, ha sido manifiesta desde épocas ancestrales. El movimiento de Agricultura Orgánica inicia como tal, a partir del siglo XX no sólo como una  técnica de cultivo,  sino como una  filosofía para alcanzar el desarrollo sustentable.
En el presente trabajo se reportan los avances logrados en diferentes sistemas de cultivo para hortalizas orgánicas, dentro de la Unidad de Transferencia Continua (UTC), para el Manejo Integral de los Recursos Naturales del Solar del Campus Veracruz del Colegio de Postgraduados.
La UTC, pretende ser un módulo demostrativo-inspirativo,  en donde a través de talleres participativos grupos de mujeres y/o varones adapten y adopten las técnicas que sean de su interés.
Se reportan datos acerca de: caracterización de especies hortícola más comunes en los solares familiares del trópico y los resultados de la productividad de cada sistema evaluado.
En los 4 años que ha operado la UTC, se resaltan las actividades de vinculación que se han realizado con  instituciones de servicio, gubernamentales y escolares.

Palabras clave: Agricultura orgánica, solar familiar, transferencia continua, horticultura.


Introducción

La Producción Agrícola Orgánica ha tomado en los últimos tiempos una gran importancia, no obstante que esta ha sido la forma natural y común de producir alimentos desde épocas ancestrales. A continuación se describe una breve reseña de los antecedentes de lo que hoy se denomina: “Agricultura Orgánica.

En Asia desde tiempos remotos (6,000 años antes de J.C.) se manejaban no sólo el uso de abonos orgánicos, sino que se hacía un manejo integrado de los recursos, considerando sistemas intensivos de producción, reciclaje de desechos, conservación del agroecosistema y por lo tanto una agricultura sostenible. Sin embargo, con el avance de la tecnología se fueron substituyendo los abonos orgánicos; se desarrolló el monocultivo, lo que originó mayor incidencia de insectos y enfermedades y en general, se aumentó la erosión del suelo en las áreas agrícolas. Los abonos orgánicos han sido aplicados a los cultivos desde épocas ancestrales. Las inundaciones de las riberas del Nilo (2000-2500 años a. de J.C.) depositaban grandes cantidades de materia orgánica, lo que permitía mantener la fertilidad de estos suelos; los griegos (1000 años a. de J.C.) conocieron y manejaron diferentes tipos de abonos orgánicos: estiércoles, abonos verdes y aguas negras (Trinidad, 1980). En Mesoamérica, hace casi 2000 años ya se cultivaba bajo sistemas agrícolas orgánicos (chinampas), que utilizaban el agua sin destruir el ecosistema original (CECODES, 1979). Estos se construían con plantas acuáticas y el fango del fondo de los lagos, estiércol y otras materias orgánicas para mantener la fertilidad del sistema.

En la década de los 20 se puede considerar que se inicia el movimiento de agricultura orgánica en Alemania.  Steiner con la "Agricultura Biodinámica", le da gran importancia al humus para mantener la fertilidad del suelo y por ende la buena nutrición vegetal, lo que disminuye enfermedades en los cultivos. Albert Howard, inglés, que realizó sus trabajos en la década de los 30's en la India en la comunidad Indore, desarrolló un método de composteo que lleva este nombre. Posteriormente Mokiti Okada (1882-1955) en Japón, enuncia los principios de la agricultura natural: intensificar el vigor del suelo tomando a la naturaleza como modelo, fuego (sol), agua (luna) y suelo (tierra).

En Estados Unidos, Robert Rodale (década de los 40) estimula las prácticas agrícolas que favorecen el bienestar económico y social en un ambiente sano: agricultura sostenible. Rodal Jr., impulsa este concepto desarrollando lo que llama "Agricultura Regeneradora", en donde trata de incorporar a los sistemas agrícolas las tendencias regeneradoras de la naturaleza.

La "Agricultura Biológica", originada por el francés Claude Albert, consiste en el reciclaje y uso óptimo de nutrimentos.  En Alemania, Friederich Schumacher creó el "Appropiate Technology Group" que labora en la difusión de tecnología apropiadas en países en vías de desarrollo. La "Permacultura" es una corriente agrícola socioeconómica, desarrollada en Australia por Biel Mollison y David Howgren, se fundamenta en el desarrollo sostenible de una sociedad en base a sus recursos, es una ciencia y una ética del cuidado de la tierra.  Este movimiento se encuentra ya establecido en 54 países.

En 1972 nace la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica que tiene por finalidad unir los esfuerzos de sus miembros para promover la agricultura orgánica como una vía ecológica socialmente justa y sostenible para la producción de alimentos, que a su vez miniminice la contaminación ambiental y el uso de recursos no renovables (García, 1993).

Actualmente se puede considerar a la agricultura orgánica, como una alternativa para la producción sustentable del solar familiar. Este tipo de sistemas de cultivo, brinda la oportunidad no sólo de producir alimentos sanos e inocuos, sino que mejora el ingreso familiar, todo esto tendrá como resultado el bienestar y una mejor calidad de vida.

El solar o huerto familiar ha representado históricamente un espacio donde se producen una serie de satisfactores que resuelven un problema inmediato, generando con esto una situación de seguridad para la familia campesina. Si bien ha perdurado en diversas partes del mundo y en nuestro país, debido a que aún es capaz de cumplir en alguna medida con esa función.  En México las características específicas de los solares dependen del medio físico y socio-geográfico de que se trate, tal es el caso del ka´anché, técnica hortícola maya que con gran dificultad permanece hasta nuestros días en algunos solares del  sudeste del país, Península de Yucatán.

La producción del solar, puede tener potencialmente un aporte significativo en términos nutricionales y socio económicos; sin embargo, el que actualmente se alcanza en estas unidades de producción es muy bajo. Existen programas institucionales que donan semillas de hortalizas con el objeto de incrementar su producción en los solares familiares. No obstante, las especies seleccionadas con frecuencia provienen de zonas templadas y no es raro observar ciertas dificultades para adaptarlas a las condiciones de trópico, una incidencia elevada de plagas y enfermedades, entre otros problemas técnicos.

En el trópico húmedo Mexicano, a pesar de la gran riqueza en recursos naturales, sus pobladores rurales presentan con determinada frecuencia elevados índices de desnutrición. Esta situación es más alarmante en infantes y madres en edad reproductora cuya calidad de vida, en general, podría ubicarlos en un nivel cercano al de la pobreza extrema. Los problemas más graves que se presentan están relacionados, por lo tanto, con la falta de alimentos en calidad y cantidad. Los programas gubernamentales, sobre todo los de asistencia social, se avocan más a repartir alimentos que enseñar y apoyar para su producción, esto ha dado como resultado que el problema de desnutrición se agrave.

La horticultura a nivel familiar la realizan principalmente las mujeres, que en su mayoría no han recibido  capacitación formal sobre el tema;  ellas han aprendido lo que saben de las personas de mayor edad, ya que son las que poseen los conocimientos acerca del cultivo y usos de las plantas. La adquisición de materiales vegetales es en la mayoría de los casos por obsequio o intercambio. La aplicación de  abonos  químicos  es  poco  frecuente,  ya que no cuentan con los recursos para adquirirlos. Los abonos orgánicos más utilizados son excretas composteadas de diferentes especies (de vaca,  gallina, borrego, conejo), que mezclan  con tierra en el momento de sembrar. No tienen conciencia de que su producción es orgánica, simplemente cultivan con lo que tienen y de acuerdo a los conocimientos que les han sido transmitidos.

En el presente trabajo se presentan los logros alcanzados en la producción orgánica de hortalizas, en la Unidad de Transferencia Continua para el manejo integrado de los recursos naturales del solar en el Campus Veracruz del Colegio de Postgraduados.

Los objetivos planteados son los siguientes:


Objetivos
Ø       Concienciar a grupos de mujeres, sobre  la importancia de la horticultura orgánica, especial en sus solares.
Ø       Rescatar e introducir cultivos hortícolas que mejoren la dieta de la familia e incrementen sus ingresos.
Ø       Manejar de forma integral los recursos del solar[2].


MATERIALES Y MetodoS

La estrategia utilizada parte de intercambios de experiencias entre grupos de mujeres, en la Unidad de Transferencia Continua (UTC) para el manejo integrado de los recursos naturales del solar familiar, ubicada en el Campus Veracruz del Colegio de Postgraduados. A partir de las inquietudes detectadas en este primer evento, se diseñan y operan talleres de reflexión y análisis mediante los cuales: se rescatan cultivos y conocimientos hortícolas (diagnósticos participativos); se conocen y aplican los fundamentos básicos de nutrición humana (balanceo de raciones alimenticias); se diseñan y preparan platillos balanceados (platillos sabios) con la producción de su solar y con especies tropicales con potencial a ser introducidas debido a su alta productividad y excelente calidad nutricia. Cuando las mujeres descubren que son capaces de preparar y balancear  nuevos platillos, ellas solicitan el apoyo para diseñar, organizar y evaluar la producción de su solar. Es importante mencionar que la mayoría de las participantes son mujeres, pero también existe la presencia masculina, en algunas comunidades la participación de hombres y mujeres es realmente equitativa. 

Los solares pueden ser comunales, en ellos las mujeres comparten las tareas y entre todas deciden qué, cómo y cuándo sembrar. Éstos pueden estar ubicados en los módulos DIF (Desarrollo Integral de la Familia), en las parcelas escolares o de la casa del campesino, o en los módulos de salud de la Secretaría de Salubridad y Asistencia; o bien solares familiares.

La horticultura orgánica familiar se desarrolla en diferentes sistemas de cultivo: en cercas vivas (chaya, Cnidoscolus chayamansa; nopal, Opuntia spp),  abonadas con excretas composteadas; a cielo abierto; en canteros construidos con materiales de la región y que utilizan como substrato una mezcla de abono orgánico, tierra y arena, con sistemas sencillos de riego por goteo; en  zonas de alta humedad, en donde sólo especies hidrófilas pueden ser cultivadas, tal es el caso de la malanga, Colocasia esculenta y de la espinaca de agua, Ipomoea aquatica. sistemas más tecnificados pero de fácil operación como  la Hidroponía Orgánica*

Ø       Cercas vivas.
 Es común observar en las comunidades rurales que las cercas de las casas están hechas con diferentes especies vegetales: arbustos, ornamentales y como ya se mencionó, hortalizas. Las más frecuentes son la chaya, el nopal y las crucetas, sin embargo su presencia no es garantía de consumo. El rescate de este tipo alimentos se inicia en la UTC y/o en los talleres participativos que se basan en recorridos por sus solares; en ambos se les motiva a que ellas describan las plantas, el uso de cada parte de la planta y como las cultivan. En este intercambio de conocimientos se inicia la concientización sobre la riqueza que tienen y que no aprovechan. En estos momentos por iniciativa propia, proponen los talleres de preparación de alimentos con estos productos,  ellas son las que cocinan y con la facilitadora determinan la riqueza nutricia de lo elaborado. Otras actividades han sido las muestras gastronómicas realizadas como intercambio de experiencias con otras comunidades o bien entre ellas mismas.

Ø       Hortalizas a cielo abierto.
Son las que siembran en cualquier espacio del solar o bien en macetas improvisadas con ollas, cajas de madera y en general materiales reciclados. Utilizan tierra negra (rica en humus) y siembran sobre todo gran variedad de chiles, Capsicum annum,spp.

Ø       Canteros o camas de cultivo.
Son estructuras hechas con materiales de la región (arcilla, piedra y arena), el substrato está formado por  una mezcla de abono orgánico, tierra humificada, (estos dos materiales abastecen de nutrimentos a las plantas) y arena, para aumentar la porosidad, permitir buen drenaje y aireación en la zona radical. Este sistema se complementa con riego por goteo, lo que permite ahorro de agua. Esta es una de las unidades de producción de la UTC que tiene mayor impacto en los grupos que la visitan. En las comunidades rurales la siembra de hortalizas la realizan en lo que llaman “muertos”, camas hechas de tierra negra y abonos orgánicos,  en donde el riego se hace con regaderas y existe una gran perdida de substrato debido a la falta de protección.

Ø       Hortalizas hidrófilas.
En las zonas de alta humedad, en donde las hortalizas convencionales no prosperan, existen cultivos alternativos como: Malanga , Colocasia esculenta, y  Espinaca de Agua, Ipomoea aquatica,  hortalizas hidrófilas de alto potencial productivo y elevado contenido nutricional. Si bien son originarias de Asia, desde la década de los 80 han sido objetos de numerosas investigaciones en el Colegio de Postgraduados, Campus Veracruz (Olguín, 2001) y se han adaptado exitosamente a las condiciones del trópico mexicano. A fines de esa década se iniciaron trabajos con grupos de mujeres cuyos esposos estaban cultivando malanga y exportándola; de  entonces a la fecha se han impartido más de 100 talleres sobre: “Manejo Integral de Malanga y Espinaca de Agua”, en donde se resaltan sus propiedades nutricias, se preparan diversos platillos que ellas mismas generan, lo que permite que queden incorporados a su dieta. También aprenden a sembrarlas y a incorporarlas en la alimentación de especies pecuarias del solar (peces, cerdos, borregos).

Ø       Hidroponia Orgánica.
La hidroponía orgánica  es una técnica de cultivo generada en el Campus Veracruz del Colegio de Postgraduados, cuyas características fundamentales son las siguientes:
Ø       Se producen en forma intensiva, cultivos de alto valor económico
Ø       Los nutrimentos se toman de otros vegetales ricos en ellos y se transfieren al sistema en forma estabilizada; para ello se someten a procesos de degradación como la digestión anaeróbica y el lombricomposteo.
Ø       Los substratos formados a partir del producto de la digestión anaeróbica o el lombricomposteo, reducen los problemas fitopatológicos.
Ø       El abastecimiento de agua es continuo, automático y en niveles óptimos, lo que favorece el crecimiento rápido de los cultivos. En el cultivo de bejucos de vainilla hemos medido crecimientos de hasta 65 cm por mes
Ø       El sistema no utiliza bombas, electricidad, substancias químicas, instalaciones complejas, etc., por lo que puede ser manejado por personal de campo con preparación elemental.

En colaboración con el departamento de PROTROPICO (Manejo y Conservación de Recursos Naturales Tropicales), de la Universidad Autónoma de Yucatán, se propuso modernizar y rescatar una técnica hortícola intensiva de la agricultura tradicional maya del solar: el k’anche, utilizando hidroponía orgánica (Fig. 1).


Figura 1.- Producción de chile habanero en un k’anche, utilizando hidroponía orgánica.


Resultados Y DISCUSIÓN

El intercambio de experiencias entre grupos de mujeres, en la Unidad de Transferencia Continua (UTC) para el manejo integrado de los recursos naturales del solar familiar, del Colegio de Postgraduados Campus Veracruz, inician con una dinámica en donde las participantes dibujan: “lo que tengo en mi solar”. Al término de esta actividad intercambian experiencias, identifican, reconocen y conocen especies y los métodos de cultivo ya mencionados. En cada unidad de producción analizan como adaptar en sus solares lo que van aprendiendo. El almuerzo se realiza con platillos confeccionados, creados por ellas con los productos del solar, resaltando su contenido nutricio, apariencia y sabor. Antes de concluir  dibujan: “lo que quiero en mi solar”. Estos dibujos sirven de base a los técnicos para iniciar el trabajo comunitario de acuerdo a las inquietudes detectadas.

Como ya se mencionó, el trabajo comunitario se inicia con diagnósticos participativos, complementados con talleres de nutrición y elaboración de guisos, de acuerdo a lo que tienen sus solares.

En los diagnósticos se determinan: presencia de especies en los solares (%);  nombre científico y  nombre común; partes de la planta que se utilizan y el uso de cada una de ellas; estacionalidad (en que época se siembra, que método se utiliza y cuando se cosecha y observaciones útiles. Algunas de las especies más frecuentemente encontradas en los solares se muestran en el Cuadro 1.

Conviene observar que los rendimientos a nivel traspatio, se expresan en una dimensión diferente a la que se utilizaría en campo. Por ejemplo, en malanga el rendimiento de 9.2 Kg m-2 , equivale a 92  ton ha-1, que significa un rendimiento realmente muy alto que sólo se podría obtener con técnicas de cultivo muy específicas y muy buenos suelos. En espinaca de agua, por otra parte, los 12.8 Kg m-2 , reportados, equivalen a 128 ton ha-1; sin embargo, en una estructura de drenaje agrícola en el Campus Veracruz, se ha logrado obtener un  rendimiento equivalente de 980 ton ha-1 por día. La evaluación de la productividad de algunos cultivos en los diferentes métodos  operados en la Unidad de Transferencia Continua se cita en el Cuadro 2.



Cuadro 1.- Caracterización de algunas hortalizas cultivadas en solares del trópico mexicano.
Nombre común
Nombre científico
Parte de
la planta
Uso
Formas de uso
Estacionalidad /
Observaciones

Chaya
Cnidoscolus chayamansa
hojas


comestible



medicinal
Siempre se cuecen, se preparan guisos y refrescos.

En infusión se usa para tratamiento de diabetes y de  inflamaciones
Se siembra por estaca y en cualquier época del año, se cosecha toso el tiempo. Tiene alto contenido de proteína, vitamina A, calcio y hierro
Chayote
Sechium edule
fruto
comestible
Se consume en sopas, guisos, etc.
También se pueden comer las guías y la raíz (es rica en almidón)
Chile chilpaya

Capsicum anuum var.
fruto
comestible
Se utiliza en la preparación de salsas
Se siembra por semilla y se puede producir todo el año
Nopal
Opuntia spp.
penca

penca
comestible

medicinal
Se prepara en guisos, refrescos y dulces. Se consume en licuado para controlar diabetes y obesidad.
Se siembra por penca y se puede producir todo el año. Es buena fuente de vitamina A



Cuadro 2.- Evaluación de la productividad de algunos cultivos en los diferentes métodos de cultivo operados en la Unidad de Transferencia Continua.

Método de Cultivo
Cultivo
Ciclo de producción
Productividad
Promedio.
(Kg m-2 )
Cercas vivas
Nopales
2 meses
9.2
Hortalizas a cielo abierto
Calabacita pipian
3 meses
6.5
Canteros
Berenjena
4 meses
21.25
Canteros
Lechuga escarola
1mes
6.8
Hortalizas hidrófilas
Espinaca de agua
1 mes
12.8
Hortalizas hidrófilas
Malanga
7 meses
9.2
Hidroponía Orgánica
Tomate
3 meses
20.4
Hidroponía Orgánica
Ejotes
2 meses
34.8
Hidroponía Orgánica (k’anche)
Chile habanero
3 meses
5.8

La transferencia de las técnicas operadas en la UTC, se ha logrado a través del trabajo interinstitucional, lo que ha potenciado los resultados obtenidos en beneficio no sólo de las instituciones, sino lo mas importante, de los grupos de productore(a)s y de los estudiantes participantes.

En los módulos de atención del DIF del Municipio de Veracruz (Las Bajadas, Santa Fe y La Laguna) se ha colaborado en el rescate e introducción de productos de alto valor nutricional. Además se han iniciado dos solares comunales (Bajadas y Santa Fe), en ellos las mujeres están cultivando especies que ellas han aportado de sus solares y otras que el Campus ha donado. En La Laguna, colonia de asentamientos irregulares y de muy bajos ingresos, todavía no se opera en instalaciones del DIF, los talleres se imparten en las cocinas de las mujeres. Sin embargo, es un grupo con iniciativa y muchos deseos de trabajar.

Con grupos organizados por SIDERT (Servicios Integrales para el Desarrollo Rural del Trópico), organismo intermediario que opera Fondos de Microfinanciamientos para Mujeres Rurales (FOMMUR) de la Secretaría de Economía, se han realizado talleres sobre: Manejo Integral de los Recursos Naturales del Solar;  Producción de abonos y hortalizas orgánicos; Rescate e introducción de cultivos con alto valor nutricional. Estos talleres se han impartido en comunidades de los municipios de Jamapa, Cotaxtla, Alvarado,  y Soledad de Doblado.

Se ha trabajado en coordinación con Prestadoras de Servicios Profesionales (PSP) del Programa PRODESCA de SAGARPA, con grupos de mujeres atendidos por ellas en los municipios de Paso de Ovejas, Manlio F. Altamirano y Puente Nacional.


CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES.

En cuatro años de  operación de la UTC, lo más importante es la construcción de un equipo de trabajo que integra a compañero(a)s de otras instituciones y a  productore(a)s de comunidades rurales y peri-urbanas.

Es importante fomentar la producción de hortalizas tropicales adaptadas  a las condiciones agroecológicas de la región, como la  malanga y  la espinaca de agua, ambos cultivos de alta calidad nutricia. Así como promover cultivos tradicionales con alto valor nutricional, especialmente la chaya y las cactaceas.

En la producción del solar se deben de incluir las leguminosas, debido a su alto aporte proteínico. La moringa, Moringa spp., y el  frijol arroz, Vigna umbellata,  no sólo son una fuente de  proteína para la dieta  humana sino también ayudan a incrementar la fertilidad del suelo.


AGRADECIMIENTO: El presente trabajo se realizó con financiamiento de la Fundación Kellogg


LITERATURA CITADA.

Alvarez A.M.C., I. Horne. 1997. El manejo integral de los  huertos familiares: una estrategia              para el mejoramiento de la calidad de vida de los pobladores del trópico.  Gestión de Recursos       Naturales. Red. Fundación  Rockefeller. México, D.F.Segunda época.Num.6.Pag.13-18.

Alvarez A.M.C., C. Olguín, A. Asiain, G. Alcántar. A. Castillo. 2001. Perspectivas de    Biotecnificación de Solares Familiares de las Zonas Bajas Tropicales. Revista TERRA.  Vol 19- 37-45.  Chapingo, Texcoco, Estado de México. Pag 35-46.

Alvarez A.M.C.y C. Olguín . 2001. Mujeres y huertos. Memorias del  I Congreso Nacional  y  VI Simposio Internacional sobre Agricultura Sostenible. Campus Veracruz-Colegio de Postgraduados. M.F. Altamirano, Veracruz. C.D.

Centro de Ecodesarrollo 1979. La Chinampa Tropical.  Una primera evaluación        Ed. CECODES. México, D.F.

Godínez G.M.L., E. Velázquez y H. Mateo. 1997. Participación de las mujeres en la producción hortícola. En: Gestión de Recursos Naturales y opciones agroecológicas para la Sierra de Santa Marta. Veracruz .UNAM. México, D.F. pag 143-163.

Olguín P. C. 1992. Proceso Investigación-Desarrollo aplicado al Manejo Integral de los Recursos Naturales de las Zonas Bajas Tropicales. Memoria de la V Reunión Científica del Sector Agropecuario y Forestal del Estado de Veracruz. Sección de Manejo Integral de Recursos. Resultados y Avances de Investigación. Veracruz, Veracruz. pp 230-237.

Olguín P. C., Alvarez A. M. C. 1984. Optimización del uso del agua y nutrimientos por especies hortícolas, frutícolas y ornamentales, utilizando un sistema sencillo de hidroponia orgánica. Memorias del XVII Congreso Nacional de la Sociedad Mexicana de la Ciencia del Suelo. Guadalajara, Jal. Pág. 87.

Olguín P.C., M.C. Alvarez, y A. Asiain.1999. Tecnología  Agroacuícola en la Cuenca Baja del    Río  Papaloapan. La experiencia del Campus Veracruz, Colegio de Postgraduados. Red de gestión     de Recursos Naturales. Fundación Rockefeller. México. Pp 108.

Trinidad Santos A. 1987. El uso de abonos orgánicos en la producción agrícola, serie de cuadernos de Edafología No. 10 CEDAF-Colegio de Postgraduados. Montecillo, México.