Las sales fertilizantes utilizadas para la preparación de soluciones nutritivas que se usan en el sistema "NFT", se caracterizan por su alta solubilidad, de esta forma se deberán elegir aquellos que se presentan en sus formas hidratadas. A continuación se mencionan algunos de los más requeridos en hidroponía con sus respectivas fórmulas químicas y constantes de solubilización (Cuadro 3).
Cuadro 3:
Sales fertilizantes utilizadas en hidroponía
Nombre químico
Fórmula química
Solubilidad
(gramos por litro)
Nitrato de calcio
Ca(NO3)2
1220
Nitrato de potasio
KNO3
130
Nitrato de magnesio
Mg(NO3)2. 6H2O
279
Fosfato monopotásico
KH2PO4
230
Sulfato de magnesio
MgSO4. 6H2O
710
Sulfato de potasio
K2SO4
111
Sulfato de manganeso
MnSO4
980
Acido bórico
H3BO3
60
Sulfato de cobre
CuSO4 .5H20
310
Sulfato de zinc
ZnSO4 .7H2O
960
Molibdato de amonio
(NH4)6Mo7O24. 4H2O
430

FUENTES DE NITROGENO (N)
Considerando que en el caso del nitrógeno, el uso de una fuente amoniacal reduciría el costo de la solución nutritiva, existen sin embargo, evidencias a nivel experimental que una proporción mayoritaria de NH4, sería perjudicial, por ejemplo, para el crecimiento del tomate. Por consiguiente, se recomienda que al formular una solución no debería incluirse más allá de un 20% de esta forma nitrogenada, empleando sales nítricas para suplir la mayor parte del nitrógeno de la solución.
RELACION POTASIO (K)/NITROGENO (N)
Durante la fase del llenado de frutos, las especies hortícolas como el tomate, pepino y melón, demandan potasio (K) en mayor proporción que nitrógeno (N) para la formación de frutos firmes y de mayor calidad. Ello constituye una preocupación del productor al cultivar estas hortalizas en un sistema "NFT" donde se trabaja con una sola formulación durante el cultivo para facilitar su manejo. Sin embargo, ya que se recircula una solución nutritiva constantemente, las plantas son cultivadas con una alta oferta de nutrientes observándose que éstas cuentan con el aporte adecuado de potasio (K), aún trabajando con
concentraciones bajas de este elemento. Por otra parte, esta inquietud sería superada al escoger una solución nutritiva que cuenta con una relación K/N de 2: 1.
Alternativamente, algunos estudios sugieren que se debería suplementar la solución con potasio (K) desde el inicio de la fructificación, incrementando esta relación K/N a 2,5:1. Para ello, en forma práctica se suplementa con potasio (K) por medio de un mayor aporte (20 - 25%) de la solución concentrada que posee la fuente de potasio (K), no importando que la concentración de otros elementos aumente proporcionalmente, pues este incremento no sería perjudicial para las plantas. Otra alternativa recomendable es la aplicación foliar de soluciones (de rápida absorción a nivel foliar) ricas en K y Ca.
HIERRO (Fe)
El hierro (Fe) se encuentra disponible en el mercado bajo la forma de distintas sales. Sin embargo, algunas de ellas no permiten una adecuada absorción de este elemento por las plantas. Esto ocurre porque las sales férricas son inestables y son fácilmente transformadas en formas insolubles y por lo tanto de difícil absorción. Por esta razón se recurre a las formas "queladas", es decir, aquellas sales en las cuales el ión hierro se encuentra unido a un compuesto orgánico. Un ejemplo de quelato de hierro es la sal EDTA.