La hidroponía es una técnica que permite producir cultivos sin emplear el suelo. En la actualidad ha alcanzado un alto grado de sofisticación en diferentes países desarrollados. Dentro de los productos que pueden cultivarse en estas condiciones se pueden mencionar el tomate, la lechuga, la zanahoria, el melón, la sandía, la fresa, los pimientos y plantas de ornato.
Muchas de las técnicas emplean algún tipo de sustrato como grava, arena, aserrín, arcilla, carbones, etc., a los cuales se les añade una solución nutritiva que contiene todos los elementos necesarios para el normal crecimiento de la planta. Es un método sencillo y utilizado en muchos países, habiéndose convertido en buenas alternativas como ideas de negocio.
Dentro de las ventajas de los cultivos hidropónicos se encuentran que son cultivos libres de plagas, la reducción de costos de producción, la independencia de los fenómenos climáticos, la producción en contraestación y el ahorro de espacio, agua, fertilizantes e insecticidas. También se evita la maquinaria agrícola,  el correcto manejo del cultivo y el alto porcentaje de automatización.

Frente al problema del manejo del agua, los viveros hidropónicos aparecen como una buena oportunidad de negocios para nuestros emprendedores que andan en búsqueda de éxito comercial. El valor agregado está asociado a la sostenibilidad de la propuesta que puede verse respaldada por una certificación orgánica  así como por un sello de protección medioambiental. Otra opción a considerar.